Cada año es distinto.

Cada año, llegada la Novena de la Virgen del Águila, puede parecer que todo se repite, que cada año insistimos en el mismo ritual y a medida que el tiempo discurre uno se percata que no es así, que cada año es distinto al anterior y diferente al próximo.

En el transcurrir de un año nuevas alegrías nos embarga y preocupaciones recientes alejan aquel hombre que creyó vivir la Novena de siempre el año pasado. Cada día somos personas nuevas y como tales debemos afrontar el encuentro con la Madre del Águila.

Cuanto gira en torno a la devoción de la Virgen del Águila es hermoso, pero llegado cada mes de agosto confirmar cómo nuevas generaciones retoman las costumbres de quienes ya nos dejaron colma el esfuerzo de todo un año. Unos más jóvenes que otros, cada uno empujado por un motivo o necesidad, pero al final, todos en torno a nuestra patrona, la Virgen del Águila. Y poco a poco descubrirán que el regalo que supone participar de la Novena a la Madre de Alcalá es nuevo y cada año se renueva, pero de eso ya serán cuenta pasado el tiempo.

Este año, la Hermandad de la Virgen del Águila ha invitado al sacerdote alcalareño D. Francisco José López Martínez, para que sea él quien dirija su oratoria a los fieles que devotamente se han postrado para adorar al Santísimo, escuchar la Palabra, oír su reflexión y venerar a la Santísima Virgen. Devotos que cada tarde han llenado el Santuario y buena parte de la plaza, a pesar del calor tórrido de la hora vespertina.

Nueve días de cultos como siempre fueron, Exposición del Santísimo, rezo del Santo Rosario, Ejercicio de la Novena, Celebración de la Palabra, Bendición y Reserva y Salve a la Virgen. Siempre fue así.

Y como colofón el día grande, el día de Alcalá, el día en el que nuestro pueblo hurga en su memoria buscando aquel pueblo que dejó de serlo hace tanto…

A las ocho de la mañana, la explanada de la puerta ojival acogerá a todos los fieles, devotos y hermanos en la celebración de la Solemne Función Principal a la que acudirá todo el clero local y sacerdotes alcalareños junto a representaciones de todas nuestras hermandades. Este año será especialmente emotiva ya que la Hermandad despide a D. Manuel M.ª Roldán quien ha sido Director Espiritual de la Hermandad y Rector del Santuario durante dieciocho años, una figura clave en el bien hacer de la corporación en estos años.

Finalizada esta y durante toda la mañana, volveremos a vivir un rato de puro alcalareñismo donde generación tras generación se transmite el arte de ensartar jazmines en sus varetas para que a Ella nunca le falte el exorno floral más original.

Y llegada las nueve menos cuarto de la tarde, volverán a abrirse las puertas del Santuario para que, un año más, la procesión salga para buscar la Cuesta de Santa María. Y a las nueve, cuando los últimos rayos de sol reflejan su luz sobre el Santuario, la Virgen del Águila iniciará su recorrido procesional por las calles de nuestra localidad buscando la mirada absorta, la oración callada y el encuentro más esperado.

Este año 2023 el paso de la patrona de Alcalá será portado por los costaleros de María Auxiliadora con D. José Antonio Cabreja al mando del martillo.

La Agrupación Musical del Santísimo Cristo de la Bondad abrirá paso a la antigua Cruz de Guía, la misma que llegara desde Gandul y que antecederá a las representaciones de nuestras corporaciones. Tras estas, la Corporación Municipal y la representación de la Hermandad de la Patrona, y detrás de todos, Ella. Acompaña a la Virgen del Águila, como siempre fue la Asociación Musical Nuestra Señora del Águila.

El domingo siguiente al día de la Virgen, como es tradicional, la Hermandad celebrará la Misa de Campaña con la que finalizarán los cultos agosteños dando gracias a Dios por los frutos alcanzados.

Por otro lado, podemos ya anunciar que desde este año, la Hermandad de la Virgen del Águila está inmersa en los trabajos que conmemorarán el XXV Aniversario de la Coronación Canónica de nuestra Patrona el próximo 2025. Actos estos que serán presentados en los próximos meses tras su información a la Autoridad Eclesiástica.

Con este motivo, desde la Hermandad parte la iniciativa del que pretende ser el gran regalo de sus hijos a la Virgen del Águila con motivo de esta efeméride, el “manto de los devotos”.

Un manto de traslado y culto, de estilo gótico, que sigue la línea iniciada por la Hermandad hace décadas y que fue presentado el pasado 6 de agosto previo al inicio del primer día de la Novena.

El boceto, obra de D. Javier Sánchez de los Reyes, uno de los mejores proyectistas de la actualidad en el ámbito religioso y cofrade, presenta unas vistas delanteras y otra trasera donde resalta el escudo de Alcalá de Guadaíra, que es salpicado de flor de lis y estrellas.

El trabajo será bordado en hilo de oro y sedas de colores por el D. José Antonio Grande de León quién ha valorado y destacado la categoría y originalidad del diseño.

El “manto de los devotos”, además de un reto para la Hermandad debe ser un proyecto de todos sus devotos que podrán participar y colaborar haciendo suyas las muy variadas fórmulas que la Hermandad de la Virgen del Águila expondrá para que nadie se quede sin colaborar en el sufragio del mismo.

Esta tarea nos llevará dos años y cuando llegue 2025 la Virgen del Águila tendrá un manto costeado por todos sus devotos.

Pero hasta entonces la Hermandad seguirá trabajando en su fin incesante de extender la devoción a nuestra Patrona y sus devotos seguirán acudiendo de manera fiel a cada cita con la Virgen del Águila.

 

Antonio Risueño de la Luz.

 

Comparte esta entrada